Es imposible tratar de ocultar sentimientos a mi misma.

Mi corazón se desmorona por dentro. Dejaste un agujero en él, el cual todos los días me recuerda que existes y me pregunta ¿que estarás haciendo?

Muero por escribirte, pero me resisto por mi dignidad. Porque ya todo de mi parte pude intentar, pero ¿Será que sigo intentando? ¿Será que vale la pena? ¿Será que soy igualmente correspondida?

Lo que intentaba evitar está pasando... me hago la pregunta del ¿que será? A las finales nada sucedió, y quedé con la misma incógnita que quería evitar.

YOU GOT THIS. MAKE IT HAPPEN.

algo que tenía guardado hace un tiempo...

Desde hace un tiempo se me ha hecho difícil escribir por los sentimientos que me llegan. Sin embargo, en estas noches navideñas me llevaron a un bar-restaurante español. Debo reconocer que al principio no tenia mayor sentimiento,que solo aprecio porque fui invitada y estaba feliz de compartir con mis conocidos.

Al pasar la noche, ver las personas que estaban alrededor pude percatarme de muchas cosas y comencé a tener los sentimientos a flor viva. Como las dos mujeres de al lado no eran simples españolas, también eran pareja, al notarse por un pequeño sobijo en el brazo que una le daba a la otra.

Comenzaron a apagar las luces y encender unas luces cádilas que daban a una pequeña tarima de madera, con decoración de flores falsas, de esas que no se marchitan, únicamente se llenan de polvo al pasar del tiempo. Veo a un hombre de cabello largo, con los 2 o 3 primeros botones de la camisa desabotonados, ahí podía notar su collar artesanal y urbano. Al lado un hombre que puedo ver en la calle y decir que es cualquiera con su guitarra.

Salen 2 mujeres vestidas de flamenco, una mayor que la otra. Era fácil decir que una era mayor que la otra, sin embargo, no acierto nada de lo cual no me hayan asegurado ellas mismas.

Comenzaron a sonar la guitarra, era impresionante. Podía ser el flautista y tener niños siguiéndolo. Al rato comienzan a cantar, tocar una especie de tambor y las 2 mujeres que se encontraban en la tarima a aplaudir. Sentía miradas y yo solo podía sonreír, era mágico lo que estaba pasando, comenzaron a entrar los sentimientos a querer hablarles de ellos.

Notar como la pareja de españolas se abrazaban, como las bailarinas sonreían, sus expresiones a bailar, de fuerza, con valor, como cierran los ojos para sentir la música, era algo impresionante.

Yo únicamente podía aplaudir, cerrar los ojos y sonreír y pensar en cada uno de los detalles que veía. El lugar sin duda era el perfecto escape que necesitaba, para volver a sentir cada detalle que podía observar. Incluso pude quitar la cara y hacer que estaba escribiendo en mi celular para que no notarán que mis ojos querían llorar de agradecimiento. Volvía a poder escribir cosas por mis sentimientos, y ya no iba a seguir escribiendo que me sentía perdida.
Muchas risas, mucha emoción, molestia al percatarme que hay gente que no aprecia el arte (pero decidí no prestarle atención al rato), sangría, shots, ojos con ganas de llorar, besos, abrazos, gestos, cantos, bailes... no pude tener mejor noche.

Amor por muchas personas y cariño, es posible sentir sólo si sientes amor a ti mismo. Te das cuenta que cada uno de ellos son especiales como para darles espacio en tu corazón y darles tiempo de tu vida.

Las dos cosas más valiosas de ti, y quieres compartirlo con cada uno de ellos, por que sientes que se merecen un poco de ti, porque sabes que les darás lo mejor de ti.

Tus sentimientos están claros. Pero no sabes reaccionar a eventos puntuales. Te logra sacar de base, confundirte, hacer que te de vergüenza con la persona. La persona logra hacernos sentir un millón de diferentes sentimientos en segundos.

No puedo callarme y me escondo tras los escritos de mi corazón.

No puedo decir mucho... y menos si no paras de verme, siento la intensidad de tu mirada. Y puedo decir que es mejor evitarte que ver como intentas seducirme con tu dulce mirada. Pero es mejor evitarte.

El simple hecho de que aparezcas cuando estoy en malos ánimos es una señal... pero no me permito ni te permito a ti tanta dulzura al ver mi rostro que es mejor darte la espalda. No busco nada al momento, sólo la razón para poder evitarte y no olvidarte luego.

Y aquí estoy otra vez... con la cabeza en negro, los ojos llorosos, pero nose por que quiero llorar.

Espera, si sé porque, pero... vale la pena? es tan doloroso este sentimiento? durare bastante así? en serio lo sientes?

Tantas preguntas por un sentimiento que sé que está, me hace sentir peor. El desconcierto a mi misma, el que mi alma oculte sus emociones y no sepa como colocarlas en palabras me abruma, me absorbe en perdición.
vacía por dentro, como vacía esta esta hoja para insertar palabras.

La búsqueda de la invulnerabilidad no es más que una absurda fantasía. Jamás ha existido hombre o mujer que nunca haya sufrido ninguna clase de herida, ya sea física, mental o emocional. Sufrir es tan humano como respirar.